Para cumplir con los objetivos, las autoridades buscan continuamente maneras de mejorar sus operaciones para proteger a los pasajeros y empleados, así como evitar la mala publicidad y la pérdida de ingresos por incidentes.